Nombre:  José Antonio Ávila Balaguer  

Lugar de nacimiento: Callosa de Segura, Alicante, España 

Residencia actual: Málaga

Miembro desde: 15/03/2003

 

 

Poemas incluidos en esta página:
 

 

-          La angustia ineludible. 

-          El tiempo.  

-          De negro.  

-          Mi camino es paralelo. 

-          Desde la tumba del último pensamiento te recuerdo. 

-          A la isla de mis sueños. 

-          No han muerto sólo esperan. 

-          Buscándote.  

-          Me persiguen.  

-          Me dueles.  

-          Pasear con D. Antonio Machado. 

-          Cuando una mujer se abre de piernas. 

-          Te amo por encima de las cosas. 

-          La duda.  

-          Leyendo a Mario. 

-          Preguntas a mi almohada. 

-          Se acabó.
 


 

 

 

LA ANGUSTIA INELUDIBLE


¡Qué angustias tengo yo en mi cerebro!

se agitan sin cesar de esquina a esquina, 

vagar y más vagar de un lado a otro, 

vagar sin encontrar una salida. 

Buscando van la luz y la esperanza 

sin encontrar la Musa que ilumine 

y estampe en mis sentidos la palabra 

y acierte a descifrar el gran enigma. 

Y vagaré borracho, tembloroso, 

ahíto de imbecilidades puras, 

querer y no poder es muy penoso. 

¡La angustia ineludible... me domina! 





 

EL TIEMPO 

   

Notario inapelable 

del discurrir de las cosas.

¿Es eso el Tiempo? 

Cronómetro de la luz 

y de lo extenso. 

¿Es eso el Tiempo? 

Mañana, hoy, ayer, 

nunca, jamás, siempre, 

pienso... ¿Es eso el Tiempo?

Gota incombustible de la eternidad, 

¿eres tú el Tiempo?, ¿es tu aliado quizá?

Tumbas de mis ancestros, 

páginas de la verdad; ayudadme,

ayudadme a manejar el Tiempo, 

a modelarlo, a vencerlo... ¡la única verdad!




DE NEGRO
 
para ti, Estrella Morente, el flamenco puro, es serio,
 

y va envuelto en el negro de tu áurea. 

  

De negro,  

como debe ser.  

   

De negro,  

como Dios.  

   

De negro,  

arte, seriedad y belleza. 

   

De negro,  

con finura.  

   

De negro,  

de flamenco.  

   

De negro,  

sin lutos.  

   

De negro,  

arte, puro arte. 

   

De negro...  

... ¡Cómo su padre! 






MI CAMINO ES PARALELO 

   


Quizás el crepúsculo de mis noches, 

no alumbre jamás tus mañanas, 

quizá no tenga ya, la esperanza, 

para volver a caminar tan temprano. 

   

Es igual, espérame después... 

al final; donde nadie pregunta, 

donde nadie responde a las preguntas, 

donde es más corto caminar sin aliento, 

donde jamás rendimos cuentas, 

donde tu quieras; donde tú mandes, 

ya sabes, donde te apetezca. 

   

Yo estaré callado, enamorado... 

y buscando tus ojos 

para enamorarlos; sabiendo... 

que todo amor oculto es un fracaso.



 


DESDE LA TUMBA DEL ÚLTIMO PENSAMIENTO TE RECUERDO 


Vagamente, sólo vagamente recuerdo tu voz, 

vagamente tu sonrisa. 

A veces, la luz quiebra alguna sombra 

al redoblar alguna esquina... 

y se me escapa tu figura, pero no te veo. 

Vagamente recuerdo tus ojos... 

¿eran verdes? Sí... ¿pero intensos? 

...no recuerdo. 

Vagamente, sólo vagamente me acuerdo, 

y vagamente recuerdo tus días negros... 

¿o eran míos? No lo sé...¡Hace tanto tiempo! 

Vagamente recuerdo tu elemental espacio 

-alto, que no ancho- ¡espacio de mis celos! 

Vagamente se confunden tus luces con mis negros,  

los besos con los labios, tus pechos con mis dedos.  

Vagamente, sí, pero... de algo sí me acuerdo,  

de tus firmes y abundantes pechos, 

vagamente sí, pero me acuerdo. 

De tus pechos firmes y tus muslos prietos,
vagamente... sí, pero de eso... me acuerdo
 

  



A LA ISLA DE MIS SUEÑOS
                       
 

Mi abuelo (que era sabio) decía que nada es perpetuo,
                                                                                todo pasajero... efímero.
 

 

Un volcán bulle en el espacio
que delimita mi corazón y el tuyo,
un volcán que vomita
desaforadas pasiones entre
barullos de lenguas afiladas,
de salivas dulces
y de tiernas manos.

Me matas... y lo sabes,
y me dejo llevar por los
contornos de tu cuerpo,
por los rincones
de tu espalda,
hasta endurecerme
en tus laderas y soñar...
           ... como te sueñan las arañas.
 

 




 

NO HAN MUERTO, SÓLO ESPERAN

Al Norte de Alicante,

como buscando altura,  

se encuentra el Cementerio 

repleto de laurel. 

  

Los Olmos centenarios, 

para guardar cordura, 

saludan tiernamente 

con su dulce vaivén. 

  

Al  entrar, si veis tertulia

pasando de las seis, 

llegad hasta la esquina  

primera de la izquierda, 

-veréis a Josefina tejiéndole un jersey- 

y si escucháis poemas o versos o romanzas  

y la curiosidad os lleva a ver lo que yo vi, 

escucharéis poetas y amigos de Alicante, 

sentados en un corro charlando con Miguel.
 

 

 

 

 BUSCÁNDOTE

 Una mirada, unas palabras, unos ojos, una sonrisa y... el olvido.
Espero que algún día leas éste poema que lo escribieron tus miradas.
 

   

Entre el volumen tumefacto,
apestado de olor a hollín,
de calor a sudor humano,
a restos de materia en desecho.

Vengo a buscarte.

Vengo a fajarme con la vida,
a inclinarme si es preciso,
a luchar si se tercia,
a levantarme
a emborracharme de ti,
a demostrarte que también cuento,
a volverme loco entre tus piernas,
a olvidarme entre tus brazos.

Vengo a que me veas dar la cara,
a pedirte que me ames,
a romperte los esquemas,

y vengo a más.

Aunque sea demasiado
y... ¡me lastime el Alma!
 





ME PERSIGUEN
 
 

Quiero pensar - y aún lamento -
que sueños de tu boca me persiguen
 

  

Qué razón tienen los Marzos
y que poder tiene la vida
y... ¡cuánto me cuesta olvidarte!.

También mis ojos quieren olvidarte
y miran las estrellas y se miran,
y miran mis manos y se nublan,
marcadas por tu piel... aquella tarde.

Mi pecho se frota con mi almohada,
y mi sexo bosteza y no te olvida
y se cumplen mis años. ¡Tan deprisa!
Y me muero sin piedad por olvidarte.

Aunque mi corazón te esté llorando
y me hagas falta... y te necesite,
por encima de ti... solo mi llanto
y amaneceres rotos... sobresaltados.

Y ganas en mi boca de tus labios
y de nuevo, me hagas falta
y de nuevo...
vuelva yo a necesitarlos
y de nuevo...
tenga que mirar... hacia otro lado.
 



 

 


ME DUELES 


Hay intensos dolores de amor, que se tarda en superar 
y se deben superar
 


El dolor que me produjo su mirada,
me hizo perder el equilibrio eterno,
ella, estaba allí... agotada,
y yo callé sin lengua... y lo lamento.

¿Que si la recuerdo?
¡Cómo no recordarla!
En noches de fríos inviernos
cuando su calor me atormentaba
la busco entre el frío de mis sábanas.

¿Que si la echo de menos?
¡Antes me muero... que nombrarla!
 

 


 


PASEAR CON D. ANTONIO MACHADO 

 

Yo lo he visto pasar, caminar despacio junto a las flores, 

sonreír a los gatos, hablar convencido del espacio, yo le vi 

comerle la boca a los silencios y sentí al atardecer sus 

pasos. ¿Ido? ... Quizás, ya volvió. 

 

Amanecía; la luz de un Sol insultante 

penetraba navegando entre los mares, 

y un crepúsculo de luz, de vida y muerte, 

inundaba los silencios donde pacen 

las arañas... con sus telas circulares, 

   

semi - escondidas. 

  

En un lejano camino, silencioso, arduo, 

oculto entre las lomas de la sierra 

pendiente de los cambios de la tierra 

camino en paz, conmigo y con mis años, 

perdido, pensativo, ausente y extraño. 

  

Las lagartijas. 

  

Corretean por las peñas, ya se posan, 

buscando un Sol caliente de ternura 

vertiendo hacia el rocío su frescura, 

frescura que se filtra entre las rosas, 

las rosas de los campos de amapolas. 

  

¡Qué bonitas! 

  

¡Semi - escondidas las lagartijas! 

¡Qué extraño, caminar entre amapolas! 

¡Qué color tan bonito el de las rosas! 

¡Qué día! ¡Qué Sol! ¡Qué cosas! 

  



CUANDO UNA MUJER SE ABRE DE PIERNAS 

 

Necesito espacios para sentirme vivo. 

  

Cuando una mujer se abre de piernas,
interroga los espacios de la vida,
los ojos se llenan de silencios,
y las lenguas alborotadas... gritan.

Cuando una mujer se abre de piernas,
- como puede suceder que suceda -,
si cabalga, no hay distancia,
y si monta... no hay salida.

Cuando una mujer se abre de piernas
puede ser solo una excusa,
o una incitación... hacia la vida.
 

 



TE AMO POR ENCIMA DE LAS COSAS
 

Leo y releo tu frase... “Te amo por encima de todas las cosas”... 

Me quedo con ella aunque la duda de tu corazón me esté matando. 

  

Versos y poemas se derraman
por una herida abierta en mi costado,
vertiendo hacia ti... hacia tu lado,
impulsos de mi alma y de mi vida.

No tengo corazón... me lo arrancaste.
-Te amo por encima, de las cosas-.
Me amas, ya lo sé, pero no ves
el hueco de pasión que me dejaste.

-Te amo por encima, de las cosas-.
Pensé, medité, pregunté... ¿de todas?,
¡Si, de todas las cosas! Me dijiste.
Y me confundí con el agua,
me introduje en la penumbra y pensé.

¿Acaso las cosas tienen Alma?.

PD.-Un beso, un solo beso para guardar la cordura.
 

 




 

LA DUDA

Cuando pienso en tus manos,
cuando acaricio el viento,

cuando una flor despide perfume  

para que vuelen los pájaros,  

allí te encuentro,  

entre naranjos azules,  

entre pétalos blancos,  

entre amapolas verdes,  

y te busco ... y te hallo.  

  

No vuelvas a los rincones de la Luna,  

no alientes los espíritus del Ámbar.  

  

Yo sólo soy una duda,  

razonable y eterna duda ... de escarcha.    

 


  

LEYENDO A MARIO  

 

Leyendo a Benedetti,
cuando él se pregunta
-a la izquierda del Roble-
que los enamorados hablan de temas importantes,
me vino a la cabeza los días que pasamos juntos.
¿De qué hablamos amor?
¿De qué hemos hablado?.

Los paseos, las cenas,
los largos ratos a tu lado.
¿De qué hablamos cuando te miraba,
cuando nos mirábamos?.

Pienso como Mario, estoy seguro
que han sido temas importantes
para ti y para mi.
¡Pero no recuerdo amor mío!.

¿Me perdonas?,
¿Te perdono?
O ¿simplemente...
nos perdonamos?
 

   

 

 

PREGUNTAS A MI ALMOHADA  

 

¿Duerme el genio en el ángulo obtuso
de la limitación personal ambigua?.

¿Puede el Alma saber si debe o no debe
amar hasta la limitación de la cordura?.

¿Es la locura una línea de flotación
para evitar el naufragio del espíritu?.

¿Es dueño el corazón de la razón
y justifica sus acciones de locura?.

¿Alguien sabe hablarme del Alma,
del genio,
del espíritu,
de la cordura,
de la locura,
del amor?.

¿Puede un enamorado hablar de ello?
¿Qué es estar enamorado?.

Lo ignoro, pero en las noches sucesivas
al tacto de tu boca.
En los días que he vagado pensando
en que pronto te amaría.
En las eternas esperas junto al teléfono
marcado por tu silencio,
yo, he llorado tu ausencia,
he maldecido tu encuentro,
he pedido a Baco olvidarte.
Y ahora, vuelvo como el ave
que ha perdido el esencial rumbo
y vuela hacia la incógnita locura.

La locura del ángulo obtuso
de la limitación personal ambigua.

¿Dónde estoy? ¿Hacia donde voy?
 

 



SE ACABÓ 
 


Hay algunas esquinas en los cerebros
que mantienen vivas las perspectivas,
que aunque parezcan dormidas o apagadas,
aparecen de vez en cuando para despertarnos.

Esquinas repletas de amor y de esperanza,
esquinas chulescas donde naufragan los falos,
recodos de pasiones locas, desenfrenadas,
huecos de calor, de flujo, de lenguas.

     Pero hoy quiero acabar y hoy se acaba,
mirando hacia otra isla, hacia otra España,
cerrando el portalón de tu mirada,
me incorporo y grito... ¡se acabó!

Y aquí se acaba.
 

 

 

 


webmaster: soydelfrater@hotmail.com